Detectando fallas en la bomba de agua del coche

La bomba de agua parece ser una pieza sin mayor relevancia, sin embargo, es de vital importancia para que el automóvil pueda mantenerse en marcha. Dicho elemento se encarga de suministrar el refrigerante necesario y hacerlo llegar desde el radiador hasta el motor. Su buen funcionamiento permite que el mencionado líquido circule como es debido y la máquina no se sobrecaliente.

Mientras mayor sea la temperatura del motor, la bomba hará circular más refrigerante y así disminuir el nivel de calor. Si presenta algún tipo de avería, y se reemplaza sin una revisión sobre la posible causa, la bomba recién instalada tendrá una vida útil menor a la que se retiró, puesto que la falla se haría más grande e igualmente acabaría con este nuevo reemplazo.

Causas frecuentes de las averías en la bomba

Funcionamiento en seco: si el sello giratorio no está bien lubricado, se dañaría y ello generaría fugas del refrigerante. Para impedir que eso suceda, debe mantenerse bañado con el líquido y de esa forma no se recaliente o perjudique otras piezas de su interior; si se activa en seco, aunque sea un breve instante, podría averiarse. Una manera de detectar si hay fallas es la presencia de ruidos, los cuales pueden hacerse más intensos al acelerar.

Refrigerante incorrecto: si el líquido no es compatible, es una mezcla de distintas fórmulas o está contaminado, le traería averías prematuras. Con el primero no tendría las propiedades necesarias para protegerlo y que trabaje adecuadamente; el segundo podría destruir los elementos de la pieza por la alteración de la sustancia. En el último caso, podría contener partículas que rayen el sello o creen desgastes. Un sobrecalentamiento sin atención acabaría con el motor.

Componentes de transmisión mal instalados: que un tensor o correa se encuentre en mal estado o emplazado, perjudican el trabajo de la bomba y causan daños tempranos.

Es recomendable cambiar el refrigerante en el tiempo establecido, asegúrese del estado de la correa verificando su tensión y, al igual que la bomba, cámbiela cada cierto tiempo. Solucione los problemas de recalentamiento enseguida si no desea quedarse sin vehículo, ante la sospecha de fallas en la bomba, un diagnóstico oportuno puede hacer la diferencia.

Sí ya no es rentable efectuar una reparación por esta y otras fallas acumuladas, podría venderlo y obtener así un último provecho de su coche. Se sorprenderá al conocer el valor coche desguace que pueden ofrecerle; en línea hay variedad de empresas especializadas en la compra de automóviles, las cuales suelen adquirir vehículos siniestrados, incendiados o con cualquier avería mecánica.